Detrás de las palabras

Noche negra, de las que no importan, de las que no llevan a un ningún lugar, de las que no dejan nombres pero si muchos recuerdos, noches de fantasías oscuras y crueles.
Sin ganas, sin fuerzas, pésimos momentos para querer, patéticas formas deformes...
Lugar para esconderse detrás del humo de la soledad, la muerte es un buen lugar para compartir. Ojos que ya no sueltan lágrimas, lágrimas que ya no pueden recorrer el abrumador silencio de la ausencia.

Voces mágicas que se perdieron en el vacío, inalcanzables y efímeras.
Alegrías ausentes, trágica y desesperada tristeza que pide más de lo puedo dar...

Es una de esas noches donde la esperanza se equivoca y no deja lugar para las danzantes neuronas que te calman.... lunas rotas, alas caídas, juegos sin fe, pasiones sin sentido.

Buscas un refugio en la ciudad de la furia donde por fin encuentras clímax... espacios para no crearte, para no pintarte, para no pensarte, no hay nadie más y ya no eres nadie, sin embargo los regaños y la cruda realidad te alcanzan y a pesar de tener una capa mágica, te traspasan y como dagas te penetran, te cortan y te hacen daño... la distancia tampoco es un buen lugar para esconderse...

El tiempo pasa y las palabras venenosas te atrapan, cada vez se hacen más fuertes y con el pasar de las horas hieren y amargan con más fuerza, no hay razones para volver... ni tampoco para seguir.

Perdida!! aquello que creaste se volvió una utopía y en el aire ya no hay lugar para lo que buscas... 

3 comentarios:

--JK-- dijo...

me encanta como escribes!

Earmero dijo...

Recuerdo cuando la otra vez deciamos que solo escribiamos cuando estabamos tristes, pareceq era verdad :(

Andres Bebop dijo...

Es cierto, la tristeza suele ser la gran inspiradora muchas veces... Efectos de la euforia que nos sacude diría yo :)
Un abrazo!!